Violencia Obstétrica

cormed

Tengo el gusto de participar este sábado en el Cuarto Congreso Regional de Medicina que se lleva a cabo en Cd. Obregón Sonora, con el tema “Violencia obstétrica y personal de Salud”.

¿Y porqué este tema?

Primero, porque es relevante y hasta cierto punto “novedoso”. Lo pongo entre comillas porque expertas/os en el tema llevan años hablando del asunto, pero hasta hace poco se volvió parte de la agenda política.

Segundo, porque la violencia obstétrica es una violación a los derechos humanos, y eso no puede permitirse, menos aún en manos de quieres desean dedicar su vida a la salud.

Así que, para dar una pequeña entrada a lo que está porvenir, un poco de introducción.

¿que es la violencia obstétrica?

De acuerdo a GIRE, OMS, etc (fuentes abajo) ésta se define como:

“La violencia obstétrica es una forma específica de violación a los derechos humanos y reproductivos de las mujeres, incluyendo los derechos a la igualdad, a la no discriminación, a la información, a la integridad, a la salud y a la autonomía reproductiva. Se genera en el ámbito de la atención del embarazo, parto y puerperio en los servicios de salud —públicos y privados—, y es producto de un entramado multifactorial en donde confluyen la violencia institucional y la violencia de género”.

Ahí nomas! Los derechos en juego: Igualdad, integridad (ambos derechos son parte del entramado del Ius Cogens, que sin ahondar mucho en jerga jurídica, son derechos que no admiten pacto en contrario, prácticamente, derechos intocados), salud, autonomía, y derecho a la información.

Ahora, si revisamos todos los derechos juntos podríamos pensar que esta violencia solo la ejecutan locos desalmados que seguramente matan mamás a diestra y siniestra, pero la violencia puede tener muchas caras, y muchos de estos rostros se encuentran normalizados y asimilados como “parte de la vida diaria” de un hospital, lo cual es muy grave.

La violación de los derechos humanos y reproductivos de las mujeres va desde regaños, burlas, ironías, insultos, amenazas, humillaciones, manipulación de la información y negación al tratamiento, sin referir a otros servicios para recibir asistencia oportuna, aplazamiento de la atención médica urgente, indiferencia frente a sus solicitudes o reclamos, no consultarlas o informarlas sobre las decisiones que se van tomando en el curso del trabajo de parto, utilizarlas como recurso didáctico sin ningún respeto a su dignidad humana, el manejo del dolor durante el trabajo de parto, como castigo y la coacción para obtener su ‘consentimiento’, hasta formas en las que es posible constatar que se ha causado daño deliberado a la salud de la afectada, o bien que se ha incurrido en una violación aún más grave de sus derechos“.

El asunto es que esta violencia no solo está normalizada en el quehacer de salud diario, también se encuentra asimilada como normal por parte de las víctimas, madres que prefieren “olvidarse del asunto” y pensar que es parte natural del parto que éste sea rodeado de violencia.

Aquí los ejemplos comunes de violencia:

1. Omitir la atención oportuna y eficaz de las emergencias obstétricas.

2. Obligar a la mujer a parir en posición supina y con las piernas levantadas, existiendo los medios necesarios para la realización del parto vertical.

3. Obstaculizar sin causa médica justificada el apego precoz del niño o niña con su madre, negándole la posibilidad de cargarlo y amamantarlo inmediatamente después de nacer.

4. Alterar el proceso natural del parto de bajo riesgo, mediante el uso de las técnicas de aceleración, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer.

5. Practicar la cesárea, aun cuando existen condiciones para el parto natural, sin obtener el consentimiento voluntario, expreso e informado de la mujer.

parto

La violencia va desde la esterilización forzada (que es mas común de lo que creemos), el querer apresurar todo porque “como se tarda”, hasta el típico y asqueroso comentario de “no te quejes, bien que te gustó hacerlo”, que también tiene su simil “eso hubieras pensado antes”, comentarios de lo mas recurrentes, vulgares y que denotan la gran bajeza e insensibilidad de quién lo emite.

En fin, para no extenderme demasiado, cierro la entrada diciendo que en muchas legislaciones la violencia obstétrica es considerada tortura, y hay quienes han obtenido sanciones severas al respecto, revisaremos los casos próximamente en el CORMED.

Saludos !!

Referencias:

Informe GIRE; capítulo 4to, violencia Obstétrica.

Anuncios

2 comentarios en “Violencia Obstétrica

  1. Sanae, excelente exposición y muy útil, sin embargo, extremadamente distante a lo que sucede en realidad, te lo digo como medico interno de pregrado, desde el hecho de parir en posición ginecológica a el empleo del Kristeller, una lástima la población no esté enterada.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s