Poder Ejecutivo no tiene rostro de mujer; parte 2

cristina-dilma-e1384349528519

El año pasado nos tropezamos con la noticia de que Dilma Rousseff, en ese entonces presidenta de Brasil, había sido destituida. La acusación central contra Rousseff en el Congreso fue que maquilló el déficit presupuestal. En uno de sus discursos, previos a la destitución, afirmó: “El único objetivo (sobre el impeachment) es tomar por la fuerza lo que no conquistaron con las urnas”, “No cometí crimen, no tengo cuentas en el exterior, no recibí coimas, jamás fui corrupta[2]“. Afirmación que si bien no ha sido desmentida, tampoco impidió su destitución, quedando a cargo de la presidencia Michel Temer, quien al llegar eliminó el Ministerio de la Mujer, Igualdad Racial y Derechos Humanos, y (en congruencia con lo anterior) designó un gabinete de ministros que no incluye mujeres ni personas afrodescendientes, “La última vez que Brasil tuvo un gabinete sin mujeres ministras fue durante la dictadura militar[3]” afirmo en ese momento la Comisión Interamericana de Derechos humanos.

Dilma Rousseff no es la primera presidenta a la que le arrebatan el cargo. De las diez mujeres que han sido presidentas en Latinoamérica, cinco han visto interrumpidos sus mandatos sin su consentimiento.

María Estela Martínez, conocida como Isabel de Perón, y primera presidenta en Latinoamérica, tomó el cargo a la muerte de su esposo, (de 1974 a 1976), pero fue destituida y encarcelada a consecuencia del golpe militar.

Lidia Gueiler Tejada, de Bolivia, tomó el cargo como presidenta interina en 1979 durante siete meses, el congreso la nombra como tal después de un intento de golpe de Estado. En medio de la tempestad, decide convocar a elecciones, pero antes de la entrega del poder, el general García Meza encabezó un sangriento golpe de estado[4]. Gueiler fue derrocada y exiliada.

Ertha Pascal-Trouillot. de Haití, fungió como Presidenta interina en 1990 tras la renuncia de su predecesor, dirigiendo al país a través de su gran prueba como una nueva democracia: las primeras elecciones democráticas y libres del país, en las que resultó electo Jean-Bertrand Aristide. En enero de 1991 fue obligada a renunciar en un golpe de estado, el cual fue sofocado a la brevedad, recuperando la presidencia[5]. Al entregar el poder a Jean-Bertrand Aristide[6] fue encarcelada por supuesta conspiración en su propio golpe y posteriormente sometida a arresto domiciliario[7].

Rosalía Arteaga, de Ecuador, tomó el cargo el 6 de febrero de 1997 siendo entonces vicepresidenta, ya que el presidente en turno fue declarado mentalmente incapacitado para gobernar[8].  Cinco días después el Congreso inventó el cargo de “Presidente Constitucional Interino” y le entregó el poder a Fabián Alarcón. Ante esto reclamó su derecho al cargo sin que ello surtiera efecto[9].

El resto de las presidentas latinoamericanas son:

Violeta Barrios (de Chamorro), fue presidenta de 1990 a 1997 en Nicaragua. Su marido, asesinado en 1978, provenía de una familia de la cual habían salido ya cuatro presidentes. En su mandato se consiguió poner fin a una guerra civil que había durado 10 años[10].

Mireya Elisa Moscoso Rodríguez, de Panamá, fue presidenta de 1999 a 2004. Su marido (que fue también mandatario) falleció en 1991. En 1994 presentó su candidatura a las elecciones presidenciales en representación de una coalición de partidos políticos y las perdió, convirtiéndose en jefa de la oposición durante estos cuatro años. En 1999 se volvió a presentar a las elecciones y las ganó[11].

Michelle Bachelet funge como presidenta en Chile por primera vez en el periodo 2006 – 2010. Cuando fue ministra de Sanidad, una de sus decisiones más polémica fue facilitar de manera gratuita la píldora postcoital a las mujeres que habían sufrido agresiones sexuales. Después fue ministra de Defensa, fue la primera mujer que se puso al frente de la institución militar. Ella y sus padres fueron detenidos y torturados durante la dictadura de Pinochet, el murió en la carcel. Bachelet incluyó en su programa electoral el compromiso con la igualdad de género en dos sentidos, la igualdad en derechos y la puesta en marcha de medidas de discriminación positiva[12]. Es la primera presidenta mujer que no ha sido esposa o viuda de político. Resultó electa nuevamente para el periodo 2014-2018.

Cristina Fernández (de Kirchner) se convirtió en la segunda presidenta de Argentina (único país que ha tenido más de una presidenta mujer) en 2007 – 2011, sucediendo a su marido Néstor Kirchner (quién fallece en 2010). Tuvo una larga trayectoria política previa, siendo elegida varias veces como senadora, cargo que desempeñaba cuando su marido ganó las elecciones presidenciales en 2003. Durante dicho mandato, se negó a ser denominada primera dama[13]. Gobierna por un segundo periodo: 2011- 2015.

Laura Chinchilla, en Costa Rica, ocupó la presidencia en el periodo 2010- 2014.  En el año 1996 fue titular del Ministerio de Seguridad Pública y Gobernación y con posterioridad vicepresidenta del Gobierno[14].

Dilma Rousseff (Brasil) toma posesión en enero del 2011, siendo candidata del Partido de los Trabajadores, el cual, como señala Macaulay (2004)[15], fue uno de los primeros partidos brasileños en incluir una cuota del 30% para las mujeres en todos los órganos de decisión del partido. Una vez ganadas las elecciones Rousseff multiplicó por tres la presencia de mujeres en su gobierno (CIDOB 2011)[16]. En 2015 es elegida nuevamente presidenta, el desenlace ya lo conocemos.

Dicho lo anterior, tenemos algunas cifras sobre las diez presidentas latinoamericanas.

El 50% no ejercieron periodos completos.

Cuatro han visto interrumpido su cargo contra su voluntad:

  • Isabelita Perón, por golpe de Estado, derivado de lo cual también fue encarcelada.
  • Lidia Gueiler Tejada, por golpe de Estado, resultando exiliada.
  • Rosalía Arteaga, por “mala jugada” del Congreso.
  • Dilma Rousseff, por juicio político.

Sin contar a Ertha Pascal- Trouillot, que, si bien fue víctima de golpe de Estado, esto no interrumpió su mandato, ni fue lo que la llevó al encarcelamiento. Su sucesor la mandó procesar por supuestamente participar en algo así como un “auto- golpe”.

Cabe señalar que los cinco casos contienen elementos de violencia política, algo que se abordará en la entrada de blog posterior a esta.

Cuatro tomaron el cargo por la figura de interinato (Perón, Gueiler Tejada, Pascal- Trouillot y Arteaga).

Esto nos hace reflexionar sobre cual era la coyuntura que permitía a las mujeres tomar los cargos, siendo que estos interinatos se presentaban dentro de una fuerte inestabilidad política donde prácticamente se les dieron a estas mujeres encargos complejos, como llevar a cabo elecciones dentro de un ambiente de hostilidad y conflicto.

Tres han sido reelectas en sus cargos (Bachelet, Fernández y Rousseff). Valla que cuando se han dado las elecciones democráticas no hubo arrepentimiento por parte de la sociedad.

Cuatro han sido esposas de ex presidentes (Perón, Moscoso Rodríguez, Barrios, y Fernández) lo cual, independientemente de cualquier interpretación, nos muestra que existe un vínculo difícil de romper entre el rol percibido de mujer política y el patrón asignado de feminidad de mujer- esposa.

Se condena en muchas ocasiones la participación política de las mujeres y se les juzga a partir de como desempeñan su papel de esposas o madres. En el caso de que sean esposas de expresidentes, si bien esto les otorga cierta protección tanto a nivel social (tiene el “permiso” de su marido) como dentro del partido (un hombre con poder político que les respalda), recordemos también el peso negativo que esto conlleva: interpretaciones de que fueron ellos quienes les regalaron el cargo, o la conclusión de que su mandato será igual que el de los esposos. Veamos por ejemplo, las críticas que se virtieron sobre Hilary Clinton (por una parte, sobre la infidelidad de su marido, por otra, quienes veían en ella la sucesión del mandato de su esposo).

Hay precisiones que no caben en las menciones anteriores; por ejemplo, una vez finalizado el mandato de Cristina Fernández (Krichner), aunque si terminó su periodo, al día de hoy se enfrenta a un proceso judicial bajo el aliciente del nuevo presidente.

Por otra parte, Fernandez y Rousseff, que fueron reelectas (y consideradas en general como de izquierda), fueron sucedidas por dos hombres de derecha, Mauricio Macri y Michel Temer. Esto también da lugar a ciertas reflexiones, las cuales no abordaré por el momento.

Ahora, ¿que eco y relevancia tiene esto en la participación política de las mujeres en nuestro país? Esto será el tema de la próxima entrada.

Saludos y pronto la siguiente entrega.

[2] http://www.lanacion.com.ar/1897964-brasil-crisis-dilma-rousseff-juicio-ultimo-discurso

[3] http://www.informador.com.mx/internacional/2016/661969/6/la-cidh-ve-retroceso-en-derechos-humanos-en-gobierno-de-temer.htm

[4]http://www.clarin.com/mundo/Bolivia-Lidia-Gueiler-mujer presidente_0_rkmNEoMTv7l.html

[5] http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-6240

[6] En 1990 Aristide pidió el derrocamiento de Ertha Pascal Trouillot, y la no participación en las elecciones que ella convocaba, hasta que dándose cuenta de que se realizarían de todos modos, decidió participar presentándose un día antes del cierre oficial de recepción de candidaturas: Antonin, A. (1992). Haití Lejos del realismo. Nueva Sociedad, (119), 8

[7] Su liberación fue el 10 de abril de ese mismo año. Informe sobre la situación de los derechos humanos en Haití, OEA/Ser.L/V/II.85, Doc. 9 rev. 11 febrero 1994 http://www.cidh.org/countryrep/haiti94sp/cap.3.htm

[8] Congreso: http://apps.asambleanacional.gob.ec/proleg/publico/navegar/navegar_documento.asp?codigo=I-97-065-R&path=/autenticos/1996-1997&numero=1&hojas=3&tipo=AUT&defWidth=992&serial=2396

[9]http://www.nuevamujer.com/mujeres/actualidad/ecuador/rosalia-arteaga-expresidenta-del-ecuador-aconseja-a-rafael-correa-que/2016-04-01/203229.html

[10] Ruiz Seisdedos, S., & Grande Gascón, M. L. (2015). Participación política y liderazgo de género: las presidentas latinoamericanas. América Latina hoy71, 17.

[11] Ídem

[12] Ídem

[13] ídem

[14] Ídem

[15] MACAULAY, Fiona. La política de género en el gobierno del PT. América Latina Hoy, Revista de Ciencias Sociales, 2004, vol. 37: 101-120

[16] CIDOB. Biografías de líderes políticos, 2011: en línea: http://www.cidob.org/es/documentacio/ biografias_lideres_politicos/america_central_y_caribe/. Fecha de consulta: 17 mayo 2012; referenciado en Ruiz Seisdedos, S., & Grande Gascón, M. L. (2015). Participación política y liderazgo de género: las presidentas latinoamericanas. América Latina hoy71

Fotografía; Dilma Rousseff y Cristina Fernández de Krichner, de: http://www.larepublica.ec/blog/internacional/2013/11/13/rousseff-esta-feliz-por-el-pronto-retorno-de-cristina-fernandez/

Anuncios

5 comentarios en “Poder Ejecutivo no tiene rostro de mujer; parte 2

  1. De Laura Chinchilla me consta cómo su gente todavía la aprecia y recuerda como excelente presidenta, además de ser un referente académico en cuestiones de seguridad pública y seguridad nacional es una impresionante mujer que tuve el gusto de conocer.
    En efecto muchas mujeres han visto interrumpidos sus periodos de mandato por un golpe de Estado, pero desde otro punto de vista también se podría deber, más que al hecho de que sean mujeres (o más bien adicionalmente), al hecho de que son mujeres de izquierda comprometida. Difícilmente de un partido de derecha saldrán candidatas mujeres, y las izquierdas más comprometidas, cuando ascienden al poder se ven golpeadas y derrocadas por intereses tradicionales, desde 1954 con Árbens en Guatemala hasta Lugo en Paraguay un par de años antes de Dilma Ruusseff (y exactamente igual!). Un punto de análisis que yo hago gracias a este ensayo, es que las mujeres en el poder se comprometen más con el cambio, se vencen menos ante los intereses tradicionales, se resisten más a doblegarse a las presiones “internacionales” (vamos! de los gringos) y por ello son objeto de la acción orquestada de gobiernos y facciones con intereses altamente arraigados… cómo lo ves?

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s